Suicidio , Cifras y mitos

El suicidio a día de hoy es un tema tabú. Y que sea un tabú nos da la información de que es algo que ocurre más de lo que nos gustaría y que si no hablamos de ello, no encontraremos las formas de dar con los recursos adecuados para disminuir las cifras que a continuación te mostraré que son, cuanto menos, alarmantes.

El suicidio es el acto deliberado de quitarse la vida propia.

En el XII Congreso Internacional de la S.E.A.S ( Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés), mi compañera Mónica Moreno y yo presentamos varios trabajos de investigación, entre ellos el de Conductas autolíticas en los trastornos alimentarios. Y me gustaría poder compartir contigo, algunas de las conclusiones e información que considero importante que conozcas sobre este terrible problema.

En este artículo compartiré prevalencias significativas y otros datos importantes con respecto al suicidio y más adelante, qué tiene todo esto que ver con los trastornos de la conducta alimentaria.

¿Es fácil acceder a los datos sobre la tasa de suicidio a nivel estatal y mundial?

Según la OMS en enero de 2018, únicamente 60 estados miembros disponen de datos de registro civil de calidad para estimar tasas de suicidio.

Los procedimientos para registrar una muerte como suicidio no son uniformes y resto es debido a varios factores:

  • La sensibilidad de aún produce este hecho.
  • El gran estigma tanto legal como social que lo rodea.
  • Las conductas suicidas son ilegales en algunos países.
  • Los procedimientos que se llevan a cabo en defunciones no son del todo transparentes en algunos paises.

(Hawton y van Heeringen, 2009)

  • La ley del silencio existente, ya que se cree que si hablamos de suicidio, llamamos al suicidio y promovemos que las personas decidan cometer actos que atenten contra su vida. Pero nada más lejos de la realidad.

¿De qué datos disponemos?

Según datos de Organización Mundial de la Salud (OMS) como del INE (Instituto Nacional de Estadística) más de 800 000 personas se suicidan cada año ( sin contar los intentos), lo que representa una muerte cada 40 segundos. Siendo una de las principales causas de muerte de todo el mundo (Goldsmith et al., 2002)

El suicidio es la tercera causa principal de defunción en el grupo etario de 15 a 29 años (OMS) superado sólo por causas externas de mortalidad y tumores. Los últimos datos disponibles indican que 310 niños y jóvenes menores de 30 años se suicidaron, esto indica un 7.77% del total de víctimas de suicidio.

Según el INE se suicidan 9 personas al día siendo el suicidio en los varones (78,09%) más del triple que en las mujeres (21,90%). Respecto a los intentos de suicidio, en España se cifran entre 50-90 por 100 habitantes al año, con 3569 fallecimientos, aunque las cifras reales son difíciles de estimar por la dificultad de la recogida de datos de la que antes hablaba.

Además, en España existe una tendencia a la subnotificación.  Aunque España tiene menor tasa de suicidio frente a otros países europeos, esta causa de muerte se ha visto incrementada en los últimos años en nuestro país. (Kovess-Masfety et al., 2011) pero según el INE, la tendencia creciente se habría visto frenada ligeramente  hasta 2016.

El Observatorio de suicidio en España dice que estos 3569 fallecimientos suponen 10 personas al día (casi el doble que por accidentes de tráfico y 80 veces más que por violencia de género) siendo la media de España de 7,46 suicidios por 100.000 habitantes.

¿Cuales serían los factores de riesgo que pueden desembocar en este tipo de actos actualmente evidenciados?

  • La existencia de ideación suicida e historial de intentos de suicidio en la persona.
  • Abuso de sustancias: los datos indican que 1/3 de los casos de suicidio han dependido del alcohol. Entre 5-10% de personas con dependencia del alcohol terminan suicidándose.
  • Presencia de problemas físicos y enfermedades físicas crónicas.
  • Problemas socio-económicos.
  • Situaciones vitales estresantes.
  • Acoso/BULLYING.
  • Presencia de trastornos psiquiátricos previos.
  • Trastornos de la conducta alimentaria.

¿Cuales serían los trastornos frecuentemente asociados?

  • Depresión. Siendo éste el trastorno más común en el suicidio logrado.
  • Trastornos de la personalidad, principalmente trastorno límite de la personalidad.
  • Trastorno de conducta o trastorno de personalidad antisocial.
  • Trastornos psicóticos. Aproximadamente el 10% de pacientes que sufren esquizofrenia cometen suicidio en última instancia.
  • Trastorno por estrés post-traumático.
  • Trastornos del control de impulsos.
  • Trastornos de la conducta alimentaria (Tintinalli et al., 2010)

 

El suicidio “oscila” en un continuum de distinta naturaleza y gravedad:

Idea de la muerte como descanso ->  Deseos de muerte ->  Ideación suicida.

Hasta la gradación conductual creciente: Amenazas ->  Gestos  -> Tentativas  -> Suicidio consumado (Ministerio de Sanidad, Política e Igualdad [MSSSI], 2012)

¿Qué mitos existen relacionados con el suicidio?

  • Si una persona expresa deseo por terminar con su vida, no lo hará.

Esto es totalmente FALSO. Las investigaciones reflejan que de cada 10 personas que se suicidan, 9 verbalizaron explícitamente sus propósitos y la otra persona reflejó de algún modo que tenía intención de acabar con su vida. Cuando alguien exprese intención de quitarse la vida, no podemos tratarlo a priori como chantaje o manipulación puesto que podría ser una fatalidad.

  • Si hablamos sobre el suicidio con alguien que pueda estar en riesgo, le incitaríamos a que lo realice.

Esto es totalmente FALSO.  Se ha demotrado que hablar de suicidio con una persona que tenga intención de acabar con su vida, minimiza el risego de que cometa finalmente el acto, reduciendo el peligro y pudiendo, además, ofrecerle un espacio para hablar sobre sus pensamientos y generar alivio en ella.

  • Sólo personas con una problemática muy grave se suicida.

Esto es de nuevo FALSO. Al inicio del artículo he indicado las prevalencias que existen. El suicidio es multicausal, la forma en la que las personas valoran sus problemas, la gestión de ellos y la acumulación de todos puede llegar a ser intolerable para muchas personas, desgraciadamente.

  • La persona con ideación suicida desea morir.

Esto no siempre es así. esto sólo justificaría la muerte por suicidio de los que lo cometen, pero existe ambivalencia entre morir o vivir.

Si te encuentras en un momento de tu vida en el que tienes ideación suicida, conductas autolíticas o no sabes si vivir o morir PIDE AYUDA.

Morir nunca será la forma de resolver el problema. Morir solamente termina con tu vida. Es cierto que acaba con el sufrimiento ( suponemos, ya que ¿quién puede asegurarnos que ocurrirá tras la muerte? ¿ tenemos certezas de que no será peor?), pero también acaba con todo lo bueno que nos rodea. PIDE AYUDA.

Desde En madrid Psicólogos estamos listos para poder acompañarte en este duro momento de tu vida.

Deja una respuesta